¿Preparaba el mariscal Tujachevski el derrocamiento de Stalin?

El 22 de mayo de 1937, el mariscal Tujachevski, uno de los militares más importantes de la URSS, fue detenido acusado de conspiración militar trotskista y espionaje en favor de Alemania, es lo que se conoce como el Caso de la Organización Militar Trotskista-Antisoviética o también simplemente Caso Tujachevski. El 12 de junio de 1937 fue ejecutado junto a otros siete altos cargos militares (I. Yákir, I. Uborievich, A. Kork, R. Eideman, V. Putna, B. Feldman, V. Primakov). Otro de los inculpados, Yan Gamárnik, se suicidó días antes, tras conocer su acusación.

El mariscal de la URSS, Mijail Tujachevski

El mariscal de la URSS, Mijail Tujachevski

Tras el XX Congreso del PCUS, en el que Jruschov denunció a Stalin y su política, se consideró que las acusaciones eran falsas y en 1957 fueron rehabilitados.  Sin embargo, en los últimos años son cada vez más los que ponen en duda esta versión, fabricada por los revisionas jruschovianos dentro de la campaña contra Stalin.  Hay ya bastantes evidencias que echan por tierra la teoría de la falsificación, y por el contrario refuerzan la idea de que Tujachevski no era inocente.  Ante la evidencia, en occidente se ha extendido la idea de que todo habría sido un truco de la inteligencia alemana, que habría preparado pruebas de que estos altos cargos eran traidores, para que los propios soviéticos los quitaran de en medio. Sin embargo, los datos aportados por la historiografía rusa más bien parecen confirmar la idea de que Tujachevski efectivamente era culpable de los crímenes de los que fue acusado y era miembro de una conspiración bien real.

Tujachevski durante el juicio

Tujachevski durante el juicio, el 11 de junio de 1937

Dejo aquí un interesante artículo del periódico Komsomólskaya Pravda sobre la cuestión.

¿Preparaba Tujachevski el derrocamiento de Stalin?

David Genkin – Komsomólskaya Pravda, San Petersburgo

http://www.kp.ru/daily/26032.3/2948835/

(El 16 de febrero se cumplen 120 años del nacimiento del legendario líder militar soviético Tujachevski).
El 11 de junio de 1937 el periódico “Pravda” publicó una nota sobre el enjuiciamiento de altos cargos militares del Ejército Rojo, arrestados bajo la acusación de traición a la Patria. La lista era encabezada por el famoso mariscal de la URSS, Mijail Tujachevski. La tarde de ese mismo día todos los acusados fueron condenados a muerte y ejecutados.

Cuatro años después la URSS se vio inmersa en la Gran Guerra Patria. Así que muchos empezaron a pensar si  la depuración de este gran grupo de líderes militares no fue precisamente la causa de las severas derrotas iniciales del Ejército Rojo. Después surgió la teoría de que no existió ningún “conspiración de Tujachevski”. Sencillamente Stalin, que sufría de desconfianza paranóica, se tragó la falsificación que habían organizado los servicios secretos alemanes, a través del presidente checoslovaco Edvard Beneš.

El bromista de  Schellenberg

Sin embargo, materiales publicados parcialmente hace poco, del proceso cerrado sobre Tujachevski, y de su investigación, rebelan que el complot  ni por asomo fue inventado. – Nadie ha visto las así llamadas carpetas de Beneš -dice el historiador de servicios secretos Aleksandr Kolpakidi-. Y en el proceso judicial no fueron usadas. Esta versión surgió primero en las memorias del dirigente militar de los servicios de inteligencia del Tercer Reich, Walter Schellenberg (en la famosa serie “Diecisiete instantes de una primavera”, su personaje fue interpretado por Oleg Tabakov). Pero no hay base para creerlo. En primer lugar, a este señor le gustaban las “tomaduras de pelo”, en segundo lugar, tenía que mostrar al mundo el éxito de los servicios de inteligencia alemanes.  Además, hasta el 22 de junio de 1941 – fecha de la invasión alemana sobre la URSS, Walter Schellenberg no trabajaba en los servicios de inteligencia, y aunque los documentos existieran, no podía tener conocimiento de la existencia de las carpetas de Beneš [Nota del traductor – eso no es del todo cierto, ya que Schellenberg antes de esa fecha trabajaba en el contraespionaje alemán].

Además durante el proceso todos los acusados reconocieron su culpa. “El crimen es tan grave, que es difícil hablar de clemencia, pero pido a la audiencia que me crea, soy completamente sincero, no guardo ningún secreto ni ante el poder soviético ni ante el partido” – dijo en su última declaración Tujachevski.  Por supuesto los acusados pudieron mentir por las torturas. Pero hay otras pruebas de la realidad del complot. Por ejemplo los informes de los agentes en el extranjero del NKVD.

– En febrero de 1937 llegó el siguiente informe a Moscú desde Berlín, -cuenta el investigador Vladímir Bobrov-. El embajador de Checoslovaquia en Alemania ha informado al presidente Edvard Beneš, de por qué las negociaciones secretas entre los representantes de ambos países están estancadas. La cuestión es que en opinión de Adolf Hitler, tales negociaciones no tienen sentido, ya que en Rusia, en los próximos tiempos se va a producir un cambio de poder.

Salvar al país

A comienzo de los años treinta la oposición a Stalin en el partido cobró fuerza. Estaban descontentos por la colectivización, el abandono de la idea de la revolución mundial y el paso del poder desde las estructuras del partido a las estructuras del estado.

El complot se organizó en realidad en 1932. Al principio era muy variado y las figuras claves fueron los dirigentes del NKVD Genrij Yágoda, el Primer Secretario del Comité Ejecutivo Central Avel Enukidze y el político Nikolai Bujarin.

Durante la instrucción Tujachevski reconoció que había sido Enukidze quien le había introducido en la conspiración.

– Al mariscal le eran inherentes la ambición, el resentimiento, e incluso las intrigas, – dice la historiadora y escritora Yelena Prudnikova. – Por eso tenía frecuentes conflictos con sus colegas. En 1930 Tujachevski entregó al gobierno del país una nota sobre el rearme del Ejército Rojo. Stalin no tuvo la menor palabra de elogio sobre ella. Y Tujachevski se ofendió mucho.  Al poco tiempo se encontró con Enukidze en varias actividades sindiales. El secretario del Comité Ejecutivo Central, se compadeció del general, ambos criticaban el clima político del país y coincidían en la opinión de que Stalin llevaba el país a la catástrofe. Enukidze propuso a Tujachesvki incorporarse a la lucha contra “el régimen de Stalin”.

Como consecuencia, el así llamado partido de la guerra, se fue apartando de los políticos. A su dirección se alzó Mijail Tujachevski.

Escenarios del golpe

Los oficiales agrupados en torno a Tujachevski querían establecer en el país una dictadura militar, por cuanto el ejército era, en su opinión, la élite de la sociedad.

Según uno de los escenarios, existía un plan de derrota en la guerra en ciernes con Alemania. Se proponía el derrocamiento de Stalin y la firma de la paz.  Seguramente con las condiciones del enemigo.

Según un segundo escenario, el golpe se produciría en tiempos de paz a través de la desaparición de miembros del entonces gobierno soviético.

Stalin y su círculo supieron de la existencia del complot ya en invierno de 1937. En primavera Bujarin, Yagoda y Enukidze fueron arrestados. En el pleno de febrero-marzo del CC del PCUS, el comisario del pueblo para la defensa, Voroshílov, anunció por primera vez que en el Ejército Rojo actuaba una organización enemiga.

Para mayo de 1937 quedaban en libertad solo Tujachevski y algunos de sus colaboradores de las altas esferas.

Entonces Tujachevski entendió que no podía contemporizar más. Muchos especialistas coinciden en la opinión de que el golpe había sido fijado para el 1 de mayo: el desfile militar permitía llevar al ejército a Moscú sin levantar sospechas. Sin embargo el 7 de abril el Politburó decidió enviar a Tujachevski a Londres  para la coronación de Jorge VI. La ceremonioa había sido fijada para el 12 de mayo. El mariscal aplazó tres semanas la fecha del golpe.

Pero a mediados de abril en el Kremlin supieron de la amplitud del complot. El 22 de abril, por “razones de seguridad”, se anuló el viaje de Tujachevski.

El 1 de Mayo las autoridades iniciaron en Moscú una campaña de seguridad sin precedentes: todos los pases para el Kremlin fueron reemplazados, francotiradores se situaron en el tejado del GUM, Voroshílov llevaba un revolver mientras se dirigía a la tribuna del Mausoleo. Pero por alguna razón Tujachevski no quiso volver a la fecha inicial del golpe.

Los arrestos continuaron, incluso el mismo mariscal fue apartado del puesto de vicepresidente el consejo del pueblo de defensa y fue nombrado comandante del distrito militar de la zona del Volga. Cuatro días después, Stalin recibió al militar en el Kremlin.

– Tujachevski quería aclarar porqué habían sido arrestradas su mujer y su adjunto – afirma el historiador Serguei Minakov. – Stalin dijo que estaban detenidos por sospechas de espionaje. Era una comprobación, y para el mariscal era mejor permanecer lejos de Moscú en ese momento.

El 22 de mayo fue arrestado el propio Tujachevski.

Los amos del mundo.

Y ahora, hablemos de un tercer escenario del golpe. Entre los altos cargos oficiales de la URSS y Alemania se desarrollaron fructíferas relacciones desde los años 20, en la URSS fueron adiestrados militares alemanes, de hecho fue aquí donde resurgió el ejército alemán: el tratado de Versalles prohibía a los alemanes este tipo de actividades.

Tras la llegada de los nazis al poder en 1933 la colaboración se rompió. Pero los contactos entre militares siguieron. Entre los alemanes había no pocos “orientalistas”  – altos jerarcas opuestos a Hitler y que no deseaban una guerra contra la URSS.

En opinión de numerosos historiadores, en los años 30 se produjo el así llamado doble complot. Se suponía que en la URSS y Alemania practicamente al mismo tiempo serían eliminados Stalin y Hitler, y en ambos países se establecería una dictadura militar, aliada una de la otra. Una alianza de tal calibre no habría podido ser derrotada por el resto de los ejércitos del mundo.

Sobre Tujachevski

Mijail Nikoláievich Tujachevski nació el 16 de febrero de 1893. Su padre era un noble empobrecido, su madre una campesina. Tras acabar la escuela militar sirvió en el Regimiento Semiónovski [uno de los más antiguos de Rusia, su origen se remontaba al siglo XVII]. Durante la Primera Guerra Mundial fue hecho prisionero. En 1918 entró en el Ejército Rojo, donde hizo una carrera meteórica. Dirigió en todos los frentes, participó en la derrota de Kolchak y Denikin. Aplastó brutalmente el levantamiento de Kronshtadt y la rebelión en la provincia de Tambov. En los años 20-30 ocupó distintos puestos en la dirección del ejército. El 11 de junio de 1937 fue ejecutado.

PREGUNTA

Y si el plan hubiera salido bien…

La historia no conoce  el modo subjuntivo. Pero todos podemos intentar imaginar por qué camino habra ido nuestro país si en 1937 los conspiradores militares hubieran podido hacer triunfar sus planes.

– Tujachevski no habría podido mantener el poder, habría empezado un sangriento enfrentamiento entre todos – afirma Yelena Prudnikova.- Se habría repetido la situación de 1917-1918, cuando tras la destitución del emperador, en Rusia estalló la Guerra Civil.

Concuerda con ella Vladímir Bobrov:

– En opinión de muchos observadores internacionales el apartamiento de Stalin habría llevado a la URSS a la desintegración, con todas las consecuencias que emanarían de ello.  Y si durante Stalin la represión fue masiva, en un gobierno de Tujachevski habría sido mucho peor…

Además de esto, si hubiera crsitalizado el tercer escenario, tarde o temprano Alemania y la URSS se habrían puesto de acuerdo en la lucha decisiva por el gobierno mundial.

_________

Sello sobre Tujachevski en la URSS (1963)

Sello sobre Tujachevski en la URSS (1963) – Fuente

En la página del periódico hay un documental sobre la cuestión, lamentablemente solo en ruso. Su título “El bonaparte ruso. La guerra secreta del mariscal Tujachevski”. También se puede ver aquí:

Anuncios

The URI to TrackBack this entry is: https://vientosdeleste.wordpress.com/2013/02/17/preparaba-el-mariscal-tujachevski-el-derrocamiento-de-stalin/trackback/

RSS feed for comments on this post.

8 comentariosDeja un comentario

  1. Sbre ésto escribía también Juan Manuel Olarieta.

  2. Stalin, afectado de un hondo complejo de inferioridad ante ás altas fihuras occicdentales a las que consideraba legítimas –Hitler, Churchill, Roosevelt…– sy su concomitante paaranoia ante los soviéticos a los que había traicionado, creyó a pie juntillas la versión alemana, imaginada por antiguos estudiantes en la Frunze, que temían al PKKA dirigido por Tuchachevski y camaradas, e hicieron llegar al georgiano el comentario sobre la colaboración del soviético con los germanos. Se aseguraron así que el Ejercito Rojo estuviera huérfano, al firmarse el Pacto Molotov-von Ribbentro y la Operación Barbarroja. Aún así los nazis tuvieron que crear la figura del “general invierno” para explicar al mundo cómo la “raza” inferior de los eslavos resistió en Moscúm, en Lenngrad, en Stalingrad, e inició la contraofensiva. Aún hoy los nazis y los loros repetidores insisten en las culpas de Tujachevski y del general invierno

  3. Bueno, lo primero de todo gracias por comentar, Medvediev. En segundo lugar, hay partes de tu comentario que me parecen absurdas (otras no). Eso de que Stalin estaba afectado de un “hondo complejo de inferioridad” te lo sacas de la manga, son inventos (tuyos, o de la fuente de la que lo hayas sacado). Si nos vamos a inventar algo que no sabemos ni podemos saber, como es qué le pasaba por la cabeza a Stalin, apaga y vámonos. Además, para un comunista (un marxista-leninista), Hitler, Churchill o Roosevelt no eran figuras legítimas. Eran representantes de la dictadura capitalista, así que de legítimas nada (y menos Hitler que llegó al poder tras una chapuza de los socialdemócratas alemanes). Y ya sé que hay una teoría que afirma que todo el asunto de Tujachevski fue organizado por los alemanes, se menciona en este artículo, pero creo que hay pruebas de que realmente Tujachevski sí estaba metido en el embrollo, precisamente es la razón de este artículo. En cualquier caso, como bien demuestra Pyjálov, las purgas no descabezaron al RKKA, sino que lo mejoraron y aumentaron el nivel de preparación de sus cuadros. Respecto a lo del “general invierno” toda la razón. Respecto a la colaboración, creo que la firma de un tratado no supone exactamente colaboración. Y por lo demás todos colaboraban con los alemanes (empezando por los occidentales). Mezclar lo del “general invierno” y lo de “Tujachevski” me parece un despropósito. En este blog nadie ha dado credibilidad a lo del “general invierno”, más que nada porque es algo absurdo (como si los alemanes no supieran que en la URSS hace frío y sus planes no tuvieran en cuenta ese dato). Pero lo de Tujachevski es otra cosa completamente diferente y no tiene nada de absurdo. Por cierto, lo que repiten los loros es que Tujachevski era en realidad inocente.

    Un saludo.

    • Gran agudeza camarada NSV Liit , ya veía cosas raras en la opinión de Medvediev, bueno ” por su nick los conocereis”

  4. Según Montefiore, fue Yezhov quien fabricó las pruebas contra Tukhachevsky, que fueron filtradas a la inteligencia alemana, y que esta a su vez la devolvió, sirviendo como peon en el el juego de Stalin contra el mariscal. Si las acusaciones contra él son ciertas (y es dudoso) habría que explicar si también lo eran contra el resto de mariscales, almirantes y generales que fueron purgados en la represión de 1937-39 y que dejó mutilado al ejército rojo. En ella triunfaron los pusilánimes que preferían el potro al carro blindado, como por eejemplo Budyonny.

    • Al acabar la carnicería 1914-1918, la mayor de la Historia hasta entonces, los imperios alemán, austro-húngaro y turco otomano, que pretendía degollas a Gran Bretaña, y demás potencias coloniales e imperiales, a poderándose de toda Europa, Rusia incluída, y de los Mercados del mundo, los vencedores, Londres y París se apresuraron a consolidar las condiciones de la siguiente contienda. Así, la Gran Guerra, la guerra que acabará con todas las guerras, pasó rápidamente a ser llamada Primera Guerra Mundial, mientras los criminales impunes de ésta volvían a arrojarse sobre la gente multiplicando su enjundia feroz, ahora con desatados racismo y judeofobia.

      La política de británicos y franceses tras el armisticio de 1918, constituyó toda una traición contra el americano Wilson –y la palabra empeñada–, a quien habían suuplicado intervención para salvarse de los germanos. Los nazis, así los explícitos y los vergonzantes, llevan lloriqueando desde 1938 –invasión de los Sudetes checos, anexión de Austria…– que el pobre Hitler no tuvo más remedio que obrar porque siendo nobles e inocentes, ingleses y franceses le habían impuesto el Tratado de Versalles. Olvidarse es tener buena menoria, dice don Atahualpa Yupanqui. Versalles, Versalles contra los que se llevaron más de treinta y un millones de personas, y un número aún muho maro de inválidos t mutilados gracvas al submarino,los aviones y zeppelin bombarderos, el lanzallamas, los gases tóxicos…y demás armas berlinesas. Y otros veinte millones de víctimas de la gripe que azotó a los pueblos debilitados y desnutridos.

      Pero aún hay más. Lenin y Trotski que, en 1917, ya habían dado el Golpe que derribó a Kerenski y cambió el absolutismo zarista por un ímprobo ensayo de revolición social, habían ofrecido a los germano el Pacto de Rapallo que abolía de hecho las durezas de Versalles. Al caer la República de Weimar (en esta ciudad tuvo su Capital), en manos del complejo militar-industria-terrateniente-clerical y financiero que lo entregaron a los nazis, los soviéticos mantuvieron su generoso auxilio. Rapallo fue para los nazis mucho más que lo que le negaba Versalles, aunque los nazis lo hayan olvidado. Una de las ventajas de Rapañño fue la permitió a los alemanes fundar la Academia Frunze, en Moscú, donde podían ser preperados los miñitares gernmanos, y los soviéticos.

      Para que el mundo funcione bien hace falta que se reúnan el amor y la inteligencia, por separado son un desastre (Bertrand Russel) una vez unidos es necesario querer, saber y poder, para que todo salga bien (Gustave Landauer)

      veismir dixit

      Date: Wed, 7 May 2014 07:40:32 +0000 To: naifleisch@live.com

  5. ¿Los nazis complotados con un bolchevique de ascendencia judía? ¡Vamos! la teoría del complot trotsquista es insostenible. Stalin fue el mayor destructor del socialismo del siglo XX, nadie asesinó a tantos comunistas como él y su red de psicópatas. Destruyó la Democracia dentro del Partido y encabezó un régimen personalista basado en la adoración al líder, una suerte de reedición de la estructura mental de la sociedad zarista…no es por nada que en sus épocas el concepto marxista de Modo de Producción Asiático fue enterrado ya que la analogía para con el régimen estalinista resultaba fácil. El fracaso del socialismo en la URSS fue vaticinado por Trotsky en 1936 en su obra “La Revolución traicionada”, en la que sostenía que sería la propia burocracia soviética la que volvería al capitalismo, entre otras cosas (además de la amputación intelectual que implicaba el estalinismo) los miembros de dicha burocracia tarde o temprano buscarían hacer hereditarios los privilegios…y así, con Yeltsin la URSS se transformó en un país bananero…con poderosas oligarquías con cuentas gigantes en Suiza que eran deudas con el sistema financiero capitalista mundial sobre las espaldas de los pueblos soviéticos. No basta con rehabilitar a Trotsky…hay que leerlo, estudiarlo y repensarlo. Y como todo activista de la historia tiene cosas admirables y otras no tanto.

  6. alguien puede traducir el video o subtitularlo? me parece muy interesante. y en cuanto al presente informe me parece muy esclarecedor, y es un hecho a mi criterio que el mariscal Tujachevsky era culpable del complot, su confesion es lapidaria. pero no fué el unico complot tengo entendido, Trosky aun se dió maña para urdir otros.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: