Bielorrusia y el poder soviético (1917-1939) – 2ª parte

II.LA LIBERACIÓN, VERANO DE 1920.

Fronteras en diciembre de 1919. Nota: la línea negra hace referencia a las fronteras definitivas de entreguerras. Fuente: Wikipedia.

Józef Piłsudski (1867-1935), jefe de estado polaco, pasa revista a sus soldados en el Minsk ocupado. Fuente: Wikipedia.

Tras el triunfo del Ejército Rojo en el frente Este y el Sur ante las tropas blancas e internacionales, el gobierno soviético pudo respirar. Las ofensivas del Ejército Rojo se centraron en la defensa contra Polonia y en marzo de 1920 se liberaron numerosos territorios, aunque finalmente los polacos consiguieron detener la ofensiva.

Las autoridades soviéticas prepararon un nuevo golpe en la dirección Minsk-Bialistok- Varsovia. La ofensiva comenzó el 14 de mayo, pero volvió a fracasar  en sus objetivos, aunque aseguró algunos territorios en torno a Lepel. El fracaso llevó a las autoridades soviéticas a aumentar sus esfuerzos en el frente bielorruso. Además, el 12 de junio de 1920 se firmó la paz con la Lituania burguesa (en Kaunas, ya que Vilno, considerada capital por los lituanos había sido ocupada por los polacos), lo que permitió concentrar todavía más los esfuerzos en Polonia. El acuerdo de paz incluía la entrega a Lituania de Vilno y de otros territorios que los bielorrusos consideraban suyos, y que todavía estaba en manos polacas. La nueva ofensiva, con casi 170 mil hombres, iniciada en julio de 1920, fue un éxito y se recuperaron numerosos territorios. Minsk fue liberado el 11 de julio, el 14 Vilno, el 19 Grodno. En agosto de 1920 todo el territ,orio bielorruso estaba en manos soviéticas y la guerra se trasladó entonces al territorio polaco, lo que dio una nueva dimensión a los acontecimientos, ya que la guerra defensiva pasa a ser una ofensiva para extender la revolución internacional. Tujachevski, uno de los estrategas bolcheviques más destacados, habló incluso de no parar hasta Berlín. Sin embargo los obreros polacos no se rebelaron contra su gobierno, sino que lo apoyan en la defensa. Además Polonia recibió importante ayuda de los países occidentales, especialmente de Francia, que trabajaban para arrasar el país soviético y no podían permitir que la influencia comunista se extendiera.

Fronteras en junio de 1920. Fuente: wikipedia.

Fronteras en agosto de 1920. Puede verse el gran avance soviético, el Ejército Rojo casi llega a Varsovia. Fuente: Wikipedia.

Mientras tanto, en las zonas liberadas de Bielorrusia se creó un gobierno provisional revolucionario, en el que destacaban bolcheviques como A. Cherviakov, V. Knorin, I. Adamovich, I. Klishevski, V. Ignatovski o A. Vainshtein. El 31 de julio de 1920 se proclamó la RSS de Bielorrusia, independiente y sobre bases socialistas.  Hasta la convocatoria de un Congreso Panbielorruso de Soviet, el poder lo ejerció el Comité Militar Revolucionario. El proceso fue apoyado por el Partido Comunista de Litbel, el CC de los sindicatos de Minsk y de la gubernia de Minsk y el CC del partido Bund.

La guerra continuó, aunque las partes están cada vez más agotadas. La ofensiva soviética llegó a las puertas de Varsovia, pero allí, el ejército de Tujachevski fue derrotado y tuvo que retroceder. El 12 de octubre se firmó un acuerdo preliminar de paz (en Riga, entre representantes de la Rusia Soviética, la RSS de Ucrania y Polonia, los intereses bielorrusos los representaba la parte rusa), pero las tropas polacas continuaron su avance.   De nuevo se reiniciaron las negociaciones de paz. El jefe del estado polaco, Józef Pilsudski siguió con sus intentos de ocupar Bielorrusia y el ejército de Bulak-Bulajovich inició una ofensiva en Mozyr, sin embargo fracasó y los bolcheviques detuvieron el avance.

Mijail Tujachevski (1893-1937), líder militar soviético. Fuente: wikipedia.

Soldados polacos muestran banderas y estandartes bolcheviques capturados tras la batalla de Varsovia. 1920. Fuente: wikipedia.

El 13-17 de diciembre de 1920 pudo celebrarse por fin, en Minsk, el Congreso Panbielorruso de Soviet, que fue dominado por los comunistas (155 delegados de un total de 218).

Ante la inminente firma de la paz y la retirada polaca de la guerra, la Rada Bielorrusa, sita en Varsovia creó una unidad para luchar contra el ejército Rojo en la zona de Slutsk, que abandonaron los polacos e iba a caer en manos soviéticas. Se creó una Rada o Consejo de Slutsk para oponerse a la entrada de tropas soviéticas y organizar alguna forma de resistencia. Sin embargo no pudieron hacer nada para detener al Ejército Rojo y se retiran hacia Occidente, entregándose a los polacos.

Finalmente el 18 de marzo de 1921 se firmó el acuerdo de paz definitivo entre las autoridades soviéticas y Polonia. Es la denominada paz de Riga.  La parte occidental de Bielorrusia (Brest y Grodno, así como la región occidental de Minsk y Vítebsk) quedó en manos de Polonia. Se trataba de un territorio de 112 mil km2 con 4 millones de habitantes, la mayoría de ellos bielorrusos, aunque había importantes minorías lituanas, polacas y judías en él. Supuso la partición de Bielorrusia. Presionados por la desastrosa situación del país en ruinas, las autoridades soviéticas decidieron aceptar un acuerdo injusto, parece ser que solo Bujarin votó en contra, cuando se discutió la paz en los órganos de dirección soviéticos. La Bielorrusia Soviética quedó reducida a un territorio de menos de 60 mil km2 con 1,6 millones de habitantes (las antiguas provincias de la gubernia de Minsk – Minsk, Borísov, Bobruisk, Igumen, Mozyr, Slutsk). Además las antiguas gubernias de Vítebsk y Gomel entraban en la composición de la RSFSR.

Caricatura soviética que ridiculiza el apoyo de las potencias occidentales a Polonia. El cerdo es Polonia, que está en brazos de Francia. En el documento que sostiene en las manos se hace referencia a las fronteras polacas de 1772, que deseaban recuperar los chovinistas polacos. Fuente: wikipedia.

Firma del acuerdo de Riga, 1921. Fuente: wikipedia.

Sin embargo el acuerdo sirvió para debilitar aún más al movimiento blanco antibolchevique, ya que el general blanco Wrangel perdió el apoyo de los polacos.

Para los políticos nacionalistas bielorrusos y ucranianos el pacto fue duro golpe, la estrategia de colaboración con Polonia o Lituania había fracasado, solos no tenían fuerzas para imponerse a los bolcheviques. Las fuerzas políticas bielorrusas quedaron dividas en cuatro grupos. Por un lado la Bielorrusia Soviética, con capital en Minsk. En Polonia la República Popular Bielorrusa, dirigida por Lutskiévich. En Kaunas-Kovno (Lituania) el gobierno de Lastovski. Y además un “gobierno libre” sostenido por el ejército Bulak-Balajovich en torno a la Rada de Slutsk (en territorio soviético, pero duró poco).

Caricatura independentista bielorrusa sobre la Paz de Riga, 1921. Fuente: wikipedia.

Polonia tras la Paz de Riga. Fuente: wikipedia.

Mientras Polonia y la Rusia Bolchevique discutían de un acuerdo de paz, y lo acababan firmando, el conflicto entre Polonia y Lituania fue cobrando cada vez más importancia. El 9 de octubre de 1920 unidades polacas, dirigidas por Ljucian Źeligowski ocuparon Vilno despueś de violar el alto el fuego (en teoría iban por su cuenta, pero en realidad contaban con el consentimiento secreto del gobierno de Pilsudski). El 12 de octubre, en torno a estos territorios ocupados por Polonia se formó la Lituania Media, un estado títere en manos polacas, donde hubo también lugar para los representantes bielorrusos pro-polacos, como Antón Lutskiévich. En enero de 1922 se celebraron elecciones, aunque parte de la población  las boicoteó (sobre todo lituanos y judíos). El parlamento (o Sejm) así creado anunció su deseo de integrarse en Polonia como una provincia autónoma. Las protestas de Lituania y Rusia, e incluso de la Liga de Naciones no cambió el transcurso de los acontecimientos. Después de la anexión los políticos bielorrusos ya no fueron más necesarios al gobierno polaco para mantener la pantomina y fueron apartados de los puestos de dirección.

Bandera del estado títere de Lituania Central, bajo influencia polaca (1920-22). Fuente: wikipedia.

Mapa de la República de Lituania Central, con capital en Vilno (ciudad reclamado por Bielorrusia y por Lituania). Fuente: wikipedia

Żeligowski y sus soldados en Vilno, 1920. Fuente: Wikipedia

Celebración en Vilno por la incorporación a Polonia, en 1922. Fuente: wikipedia.

En cuanto al gobierno de Bulak-Balajovich, que hizo funcionar una República Libre Bielorrusa en torno a Slutsk y que se había formado por una unidad militar bielorrusa que había luchado contra los bolcheviques junto a los polacos, en realidad se trataba de una unidad de guardias blancos, vinculada a Víktor Savinkov y cuyo objetivo no era tanto la independencia de Bielorrusia sino el derrocamiento del poder soviético. Tras la paz de Riga las fuerzas blancas y antibolcheviques no podían seguir teniendo su centro en Polonia.  La idea de Savinkov, Peremykin, Balajovich y otros era ocupar unos territorios que Polonia debía abandonar en favor de Rusia, e iniciar desde allí una campaña para acabar con el bolchevismo y llegar al mismo Moscú. Contaban con conseguir el apoyo de la población local campesina. Pero su intento se caracterizó por la desmoralización de los soldados, los pogromos, violaciones, robos y asesinatos, y la mayoría de la población de la zona respiró aliviada cuando las tropas del Ejército Rojo derrotaron definitivamente al ejército de Balajovich y Savinkov.

Respecto al gobierno de Lastovski, este se verá sin ningún apoyo y acabará disolviéndoses. Lastovski dejará la política y en 1927 se instalará en la URSS.

 El gobierno de la República Popular Bielorrusa (el RPB), será cada vez más débil, aunque seguirá existiendo. En 1923 el gobierno soviético anunció una amnistía política para los independentistas bielorrusos. Por eso muchos líderes decidieron regresar a la Bielorrusia soviética, como por ejemplo Lastovski, Tsvikevich o Lesik. Una minoría permaneció en las zonas occidentales de Bielorrusia (ocupada por los polacos y bajo una fuerte represión), como Lutskiévich, aunque eran partidarios de la unión de esas tierras a la Bielorrusia soviética. Para entonces la lucha contra el yugo polaco en Bielorrusia Occidental es dirigida por el movimiento comunista. Solo un grupo muy pequeño, dirigido por Krechevski, siguió luchando por la independencia total de Bielorrusia.

En cualquier caso el gobierno de la RPB, dominado por el grupo de Krechevski, siguió existiendo, de hecho incluso existe hoy en día y es el gobierno en el exilio más antiguo, en la actualidad tiene su sede en Nueva York. Su presidente fue entre 1919 y 1928 Piotr Krechevski (que falleció en Praga en 1928). En la actualidad la presidente de la RPB es Ivonka Survilla (residente en Canadá – por cierto, durante unas temporadas vivió en España, entre 1959 y 1965, trabajó en una emisora de radio de propaganda antisoviética en lengua bielorrusa). Como curiosidad, la RPB (ahora llamada República Democrática Bielorrusa) no reconoce a la Bielorrusia independiente (ni siquiera la gobernada por los nacionalistas tras la caída de la URSS). Por otro lado su influencia en Bielorrusia es nula.

Los territorios bielorrusos ocupados por Polonia, la Bielorrusia Occidental, no recibiero ningún tipo de autonomía, más bien el peso de la represión y la polonización forzosa. Solo en 1939 se conseguiría unificar Bielorrusia, cuando las tropas soviéticas liberaran el territorio del yugo polaco y lo unieran con la Bielorrusia socialista, sin embargo hay que esperar al final de la Segunda Guerra Mundial para la unificación definitiva de las tierras bielorrusas (aunque algunos territorios que los nacionalistas consideran bielorrusos siguieron sin pertenecer a Bielorrusia, como por ejemplo Vilno-Vilnius, actual capital de Lituania). De la situación en Bielorrusia Occidental, bajo el yugo polaco, se habló ya en su día, me remito al artículo de entonces, aquí.

Minorías étnicas en Polonia según el censo polaco de 1931. Puede verse que en las zonas orientales la población mayoritaria es bielorrusia y ucraniana, aún depués de varios años de políticas destinadas a polonizar las minorías. Ojo con el mapa, en él se refleja la etnia mayoritaria en la región, pero hay casos en los que la etnia mayoritaria era minoría (esto sucedía por ejemplo en algunas zonas orientales donde la población de otras minorías superaba en conjunto a los polacos, pero aparecen reflejados en el mapa como zonas polacas, ya que la etnia más numerosa era la polaca). Fuente: Wikipedia.

Representación de la Bielorrusia Occidental sobre un mapa actual de Belarús. Fuente: Wikipedia.

(Fin de la segunda parte. En los sucesivo los artículos se referiran a la RSS de Bielorrusia, dentro de la URSS).

Fuentes:

Chigrínov, P: История Беларуси (Historia de Bielorrusia). Editorial Polymia, Minsk, 2002. (Este libro puede ser consultado en internet en ruso, por ejemplo aquí, en la excelente biblioteca digital rusa Literatura Militar).

Semushin, D: Belorusszia rövid története (Breve historia de Bielorrusia). Editorial ELTE – Ruszisztikai központ, Budapest, 1996.

Distintos artículos de la wikipedia rusa, polaca y bielorrusa.

Anuncios

El Katyn silenciado (I)

El 24 de mayo del 2008 se publicó en la revista Rzeczpospolita un interesante artículo del escritor polaco Rafal A. Ziemkiewicz sobre los conflictos polaco-ucranianos y las matanzas de polacos por parte de los nacionalistas ucranianos que tuvieron lugar en la zona de Volinia en 1943.

Hace tiempo escribí para un foro un resumen de dicho artículo que encontré en un portal de noticias húngaro. Me ha parecido bien, ponerlo aquí también, con algunos cambios menores.

El autor afirma que es difícil creer que las autoridades polacas busquen la justicia y la verdad cuando hablan de Katyn, ya que al mismo tiempo no buscan esa justicia y esa misma verdad en el conflicto polaco-ucraniano. Este año (2008) se cumplen los 65 años de las matanzas de Volinia en 1943, en la que nacionalistas ucranianos masacraron a la población polaca, judía, checa y a los “colaboracionistas” ucranianos de la zona. Las matanzas comenzaron en realidad en el 42, alcanzaron su punto máximo en el 43 y no se detuvieron hasta la llegada del Ejército Rojo.

Se calcula que más de 60 mil polacos (estimaciones a la baja) murieron a consecuencia de la limpieza étnica. La represión alcanzó a familías enteras, también edificios e iglesias fueron destruidos.

El autor denuncia que, curiosamente, esta es la única matanza antipolaca que los polacos se empeñan en no recordar. Critica que los polacos reaccionen tan vehementemente cuando los rusos no reconocen como limpieza étnica la matanza de Katyn o cuando los alemanes relativizan los crímenes contra los polacos en la 2GM, pero cuando se trata de las matanzas de Volinia, su reacción es mucho más tibia, porque consideran que esos crímenes son una respuesta justa y “simétrica” y que ninguna de las partes es responsable. Ninguno de los gobiernos polacos se diferencia en la valoración de este asunto.

El autor considera que este punto de vista se contradice con los hechos y es incomprensible.

A esto, hay que añadir, que hoy, justo el 65 aniversario de las matanzas, el ayuntamiento de la ciudad de Lvov (Ucrania), dominado por los nacionalistas ucranianos ha decidido cambiar el nombre a una de sus calles, y así la calle Turgueniev llevará el nombre de “héroes de la UPA”. Según el autor, eso es simplemente una vergüenza.

No existe ninguna “simetría” entre los crímenes de la UPA (la Armada Insurgente Ucraniana, creada precisamente en Volinia) y los de la Armia Krajowa (el movimiento de resistencia polaco), ya que ni había guerra ni conflictos étnicos entre ellos, sino simplemente limpieza étnica por una de las partes. El fundador de la OUN (Movimiento Nacionalista Ucraniano, el brazo político de la UPA), Dmytro Dontsov era un admirador de Hitler y consideraba necesaria la limpieza étnica de Ucrania. Según los escritos que se conservan de Dontsov, no sólo era necesario para la creación de la Gran Ucrania exterminar a las minorías étnicas, sino también a los “malos ucranianos”. Se calcula que la UPA-OUN exterminó a entre 10 mil y 15 ucranianos en Volinia (principalmente colaboradores con las autoridades soviéticas o sospechosas de haberlo hecho).

Otro aspecto a tener en cuenta es la brutalidad de las masacres que cometieron los miembros de la UPA-OUN, se dio incluso el caso de que dos caballos tiraran en direcciones opuestas de una persona, hasta destrozar su cuerpo, extirpación de ojos y lenguas, incrustación de clavos en el craneo, descuartizamientos o extración de fetos de mujeres embarazadas.

Frente a esto, es cierto que también los polacos asesinaron ucranianos, pero no en tal medida ni con tanta crueldad.

En la actualidad en Ucrania se intenta mostrar a la UPA-OUN como una organización honorable que luchó tanto contra los comunistas como contra los nazis. Los ucranianos deberían decidir a quién consideran héroes, si a a los cumpables de matanzas en masa o a las víctimas de los asesinos.

Para Ziemkievicz es una vergüenza el punto de vista oficial del gobierno polaco, que cierra los ojos ante las mantanzas de la UPA.

(Rafal A. Ziemkiewicz: Mysmy wszystko zapomnieli. El artículo original se puede leer- claro está en polaco en: http://www.rp.pl/artykul/125944.html).
(el texto que he incluido es un resumen de la versión húngara http://www.posztinfo.hu/hir.php?id=3292)

Se supone que en toda Ucrania (entonces bajo mando de la Alemania nazi) habrían muerto entre 100 mil y 500 mil polacos, dependiendo de los autores. También habrían muerto 60 mil ucranianos asesinados por los polacos, de ellos unos 20 mil en la región de Volinia, aunque las cifras son discutibles.

Por lo visto, en junio del 2009 el gobierno polaco adoptó una resolución calificando las matanzas de “limpieza étnica con rasgos de genocidio” (información de la wikipedia– no sé si es cierto ya que el enlace que se adjunta como fuente no funciona).

NOTA: Galería fotográfica en Fundacja Centrum Dokumentacji Czynu Niepodległościowego. Más fotos aquí. Yo no las incluyo aquí porque hay algunas muy fuertes, por cierto, muchas de ellas, por ejemplo la última, las he visto en páginas donde se afirmaba que eran víctimas de la represión comunista. Resulta que son víctimas de la represión nacionalista ucraniana…

Manifestaciones en Polonia y Rumanía

A consecuencia de la crisis y de la inestabilidad política en Europa Central han caído ya tres gobiernos (el checo, el húngaro y el letón, cierto que el checo no tanto por la crisis económica sino sobre todo por escándalos de corrupción). Pero la tensión se precive en todos los países de la región (y fuera de ella). El número de huelgas de protesta ha crecido en todos ellos.

Como ejemplo:

– Polonia:  el jueves de esta semana, mineros, trabajadores del metal y conductores de ambulancias han protestado en Varsovia por la crisis y han exigido al gobierno que tome medidas efectivas para atajarla. Los manifestantes se detuvieron ante el Ministerio de Salud Pública y el de Economía y quemaron varios neumáticos en señal de protesta, acompañando sus actos con acusaciones de “ladrones” a los políticos. Aunque no parece Polonia uno de los países más afectados por la crisis, el paro ha crecido y se teme un aumento aún mayor (en la actualidad ronda el 11%).

– Rumanía: manifestaciones de jubiliados en Bucarest y otras ciudades para pedir un aumento de las pensiones. La cuestión es que el gobierno había prometido que las pensiones alcanzarían el 45% del sueldo mínimo, pero por la crisis y la falta de dinero, será imposible que cumpla la promesa. Además, en la Estación del Norte en Bucarest se ha producido una manifestación espontánea de trabajadores que protestaban contra los 12 mil despidos que ha planeado el ministerio de transporte en el sector.

El presidente polaco Kaczinsky con su homólogo rumano Basescu (foto de Hírszerző)

El presidente polaco Kaczinsky con su homólogo rumano Basescu (foto de Hírszerző)

Fuente: Hírszerző

Published in: on marzo 29, 2009 at 12:06  Dejar un comentario  
Tags: , , ,