Sobre el recuento de votos en Moldavia y otras cosas

Fuentes no oficiales han afirmado que el nuevo recuento de votos realizado esta semana no ha variado los resultados conocidos de las elecciones del 5 de abril en Moldavia. Para la tarde del viernes se esperan los resultados oficiales. En cualquier caso es difícil que la oposición se tranquilice con eso ya que no han participado en el recuento y desde un principio lo han rechazado. Uno de los bulos que se ha extendido por internet es que había más votos que votantes, sin embargo los datos oficiales no lo confirman, ya que los comunistas habrían obtenido 760 mil votos (sobre algo más de un millón y medio de votantes y dos millones y medio de personas con derecho a voto, Moldavia tiene 4 millones de habitantes), lo cual, evidentemente no es más que el número de votantes. Así que no hay pruebas de que haya habido un fraude. La oposición habla ahora de que los comunistas habrían conseguido en realidad el 40% de los votos (no el 50%), pero aunque eso fuera cierto, no cambiaría gran cosa, ya que seguirían siendo los ganadores de las elecciones. Por otro lado, se necesitan 61 escaños para poder elegir presidente, pero los comunistas sólo tienen 60 (otra prueba en contra del fraude en las elecciones, si hubiera habido fraude los comunistas habrían conseguido no sé, 65-70 escaños con lo que podrían elegir al presidente ellos solos sin contar con nadie). La razón de que no consiguieran ese escaño que les falta son los votos en el extranjero, que favorecieron mayoritariamente a la oposición.

Algunos medios de prensa señalan que más problemático que esto es el conflicto entre Rumanía y Moldavia. El gobierno rumano acaba de tomar una medida que ha disgustado enormemente al gobierno moldavo y también a la UE, que es introducir un procedimiento rápido y sencillo para que los moldavos puedan recibir pasaporte rumano. La cosa tiene su curiosidad, porque cuando los húngaros se plantearon hacer lo mismo con los húngaros de Transilvania (en Rumanía), el gobierno rumano puso el grito en el cielo (finalmente los hungaros no lo aplicaron porque fracasó el referendum decisorio). Además es una medida unilateral que afecta a las fronteras de la UE, por lo que seguramente habrá algún tipo de respuesta oficial de la UE,  ya que se supone que por el hecho de ser frontera de la UE, Rumanía tiene que tener una política estricta para el tema de visados, dobles nacionalidades, etc.

Para el gobierno moldavo esta es una medida que fomenta el revisionismo fronterizo, según el presidente moldavo Voronin  (inteligente Voronin, usa el mismo argumento que usaron los rumanos contra los húngaros). En una declaración televisada, Voronin criticó que Rumanía no reconozca la identidad moldava ni la existencia independiente de este país. En la declaración afirmó que no sólo la población de Pridnestrovie (Transdnistria) sino también la de gran parte de Moldavia, no es que no desee la unión con Rumanía, sino que además teme el nacionalismo rumano “agresivo y fundamentalista” (según sus propias palabras). Denunció también que hasta hoy Rumanía no ha firmado un acuerdo básico con Moldavia para el respeto de las fronteras.

Otras noticias sobre los acontecimientos de Moldavia:

– La prensa rusa, haciéndose eco de noticias de la prensa lituana (periódicos Respublika y Lietuvos Rytas)  afirma que hay conexión lituana en el asunto. Así, parece que el Ministerio de AA EE lituano ha financiado varias actividades relaccionadas con la “extensión de la democracia” en Moldavia. La prensa lituana menciona varios nombres de conocidos opositores moldavos que habrían recibido dinero lituano, entre ellos Artur Filat, hermano del líder opositor Vlad Filat.  También la Fundación Soros, a través de su oficina de Chisinau ha estado financiando a la oposición, según la prensa lituana, como reconocía Denis Cenuşă, el director de dicha oficina ante el corresponsal de prensa lituano.  Ya antes de las elecciones, el primer ministro lituano Andrius Kubilius apareció en la televisión moldava pidiendo el voto para uno de los partidos de la oposición, lo que fue considerados por muchos una inmiscusión en los asuntos internos de Moldavia. El asunto ha creado mucha polémica en Lituania (información de Regnum.ru).

– Ucrania ha extraditado a Moldavia a dos empresarios moldavos acusados de intento de golpe de estado y de financiar las manifestaciones violentas:  se trata de Gabriel Stati (empresario y líder de la Unión de Estudiantes y Jóvenes de Moldavia) y Aurel Marinescu. Ambos fueron detenidos el 9 de abril en Odessa (Ucrania).  El padre de Gabriel, Anatoli Stati es el presidente de la importante compañía ASCOM GROUP,  y ha acusado al presidente moldavo Voronin de intentar desestabilizar a la compañía. Así mismo ha pedido, sin éxito, al gobierno ucraniano que detenga la extradición de su hijo (noticia de Regnum.ru).

Fuentes: Népszabadság, Alegeri, Regnum.ru

Anuncios

Recuento de votos en Moldavia

Hoy miércoles ha comenzado el nuevo recuento de votos de las elecciones celebradas el pasado 5 de abril en Moldavia. Unas 20 mil personas participan en el recuento. El viernes se indicarán los resultados definitivos.

En el recuento participan  observadores internacionales, sin embargo los tres partidos de oposición que han entrado en el parlamento (Partido Liberal, Partido Demócrata Liberal de Moldavia y Nuestra Moldavia) no lo harán ya quieren que se revisen no solo los votos sino el censo de votantes también. Pero a esto se ha negado la Comisión Electoral Central. Estos tres partidos de oposición afirman que hay “fallecidos” que han votado y gente que por residir en el extranjero no podrían haber votado, pero lo han hecho, por eso piden también la revisión del censo completo. Además afirman que en la revisión podrían producirse nuevas irregularidades (comentario mío personal: vaya desprecio por el trabajo de los observadores internacionales). La razón es que los comunistas necesitan todavía un diputado más para poder elegir presidente por mayoría absoluta (necesitan 61 escaños de 101, pero sólo tienen 60 – comentarío mío: ¿pues no habían falsificado las elecciones? ya puestos a falsificar podían haber conseguido por ejemplo 70 escaños y así no tendrían problemas para elegir presidente… claro, ¿no será que lo de la falsificación es una patraña?).

Vlad Filat, el líder del Partido Liberal Democrático y uno de los instigadores de las protestas afirma que hay suficientes pruebas de que las elecciones han sido falsificadas (lo curioso es que no ha podido demostrarlas por el momento).  Por cierto, el partido de Filat y el Partido Liberal son partidos revisionistas de extrema derecha, antisemitas, que desprecian las minorías étnicas de Moldavia (el líder del Partido Liberal llegó a afirmar que:  “Los Gagauzos son una úlcera en el cuerpo del pueblo moldavo”  – según un artículo de  Natalia Sineaeva-Pankowska,  miembro de la Asamblea de Ciudadanos por Helsinky de Moldavia, en Kyívpost ).

Más información en: Twitter terror in Moldova

Fuentes: Népszabadság, Regnum.ru, Kyivpost

Published in: on abril 15, 2009 at 15:19  Comments (1)  
Tags: , , ,

Elecciones en Moldavia: entrevista a un observador de la OSCE

Un diputado húngaro de Rumanía, András Édler, estuvo presente en las elecciones moldavas como observador internacional (por parte de la OSCE). Un periódico húngaro de Rumanía le ha hecho una entrevista para conocer su opinión sobre lo sucedido en Moldavia. No estoy de acuerdo con su opinión en muchas cosas (lo comentaré después), pero me ha parecido muy interesante dado que asistió a las elecciones como observador internacional.

La entrevista apareció en la revista Háromszék

En conjunto los observadores internacionales no observaron fraude en las elecciones moldavas del domingo, sólo en un distrito se observó alguna irregularidad – afirma András Édler,  parlamentario húngaro de Sfântu Gheorghe (Sepsiszentgyörgy en húngaro) , que ha estado en Moldavia como observador de la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE). Según afirma, muchos jóvenes e intelectuales esperaban un cambio, por eso es comprensible que hayan salido a la calle a expresar su malestar. En Chisinau ha predominado estos días una atmósfera similar al de los acontecimientos de 1989 en Rumanía.

— ¿Han observado fraude o irregularidades durante las elecciones?

András Édler: En general no hemos visto irregularidades, y ese es el punto de vista oficial de la OSCE. En un distrito electoral, sin embargo, observamos que no sellaron una de las tarjetas para votar de un ciudadano, sino que escribieron su nombre en una lista aparte, lo que significa que podría haber votado en varias ocasiones. Además en ese distrito en concreto, de 1300 personas con derecho a voto, 130 pasaron a esa lista, lo que es un alto porcentaje. Pero en otros distritos electorales no observamos la existencia de una lista aparte.  Sí hemos oído – aunque no tuvimos modo de observarlo – que antes de las elecciones se amenazó a los ancianos con que no recibirían su pensión si no apoyaban a los comunistas, también oímos de algunos intentos de  presión, también nos llegaron algunas noticias de que personas residentes en el extranjero o fallecidas “habían votado” también.

— ¿Cuándo empezaron las manifestaciones y en qué medida fueron espontáneas?

— Después de hacerse públicos los resultados, el lunes por la mañana salieron a la calle por primera vez los jóvenes. Había niños de 12 y 13 años y también universitarios que se manifestaron pacíficamente, no había gente de edad media o mayores. Hablé con algunos de ellos,  estaban desilusionados porque pensaban que como mucho los comunistas conseguirían el 30 o 40% de los votos. Tenían grandes esperanzas de cambio, del acercamiento de Moldavia a Europa, porque sienten su situación completamente falta de espectativas. No se podía percivir ningún tipo de dirección durante la manifestación, comenzó de manera completamente espontanea.  Esto podemos verlo también porque cuando el martes se reunieron 40 mil personas, dirigieron sus sentimientos anticomunistas al parlamento y a la oficina presidencial fundamentalmente, no intentaron ocupar, por ejemplo, la radio o la televisión – como habría sucedido en una acción dirigida y planeada de antemano. La atmósfera evocaba con exactitud la de los acontecimientos sucedidos en Rumanía en 1989. Sonaban consignas anticomunistas, se veía la fuerza, la  voluntad, incluso intentaron ganarse a los soldados que defendían las instituciones: Vosotros también pertenecéis a nosotros, !entregaos!— les hablaban. El martes los jóvenes volvieron a salir a la calle de la misma manera, pero luego se dividieron en dos grupos, uno se manifestó pacíficamente, el otro empezó a asediar  la oficina presidencial y el parlamento, en media hora más o menos, los ocuparon y junto a la bandera moldava [nota del traductor: en otras fuentes hablan de una bandera rumana no moldava, aunque son muy parecidas] hizaron la bandera de la Unión Europea. Yo mismo ví como el alcalde de Chisinau (de la oposición), intentaba calmar los ánimos, pidiendo a los manifestantes que se manifestaran pacíficamente.

— ¿Qué consecuencias pueden tener los acontecimientos en las relacciones entre la República de Moldavia y Rumanía y puede influir de alguna manera en la situación de las minorías aquí en Rumanía?

— Si no cambian las cosas las relacciones rumano-moldavas, ya de por sí bastante conflictivas van a empeorar, ya han expulsado al embajador rumano y han retirado al embajador moldavo en Bucarest, han introducido la obligatoriedad de visado para los ciudadanos rumanos. Estos pasos son muy serios desde el punto de vista de la diplomacia. Además, el ministro de Asuntos Exteriores rumano Cristian Diaconescu ha declarado que Rumanía va a reaccionar como país perteneciente a la Unión Europea y miembro de la OTAN. No creo que la situación de la minoría húngara de Rumanía se vea afectada por estos acontecimientos, aunque si es importante resaltar que la Región Autónoma de Gagausia es también parte de la República de Moldavia. En cualquier caso, desde el punto de vista de la democracia es muy difícil afirmar que las elecciones hayan sido ilegales, sobre todo después de que la propia OSDE haya dicho que no se han producido irregularidades de entidad. Pero si se demostrara que ha habido fraude habría que tomar medidas drásticas y convocar nuevas elecciones.

_________

Es decir, las elecciones en Moldavia se ajustan a la legalidad internacional, las pequeñas irregularidades que puede haber habido no han influído en el resultado electoral, y en realidad, excepto en un caso, ni siquiera hay pruebas de que hayan existido.

Moldavia (2): La región autónoma de Gagausia

(continuación)

3. LA REGIÓN AUTÓNOMA DE GAGAUSIA

Bandera de Gagausia (fuente: wikipedia)

Bandera de Gagausia (fuente: wikipedia)

Una región aparte, con un estatuto especial, dentro de Moldavia es la Región Autónoma de Gagausia o  Gagauzia (con capital en Comrat), al sur, donde viven la mayoría de los gagausos y búlgaros. La región tiene unos 156 mil habitantes, de ellos el 82% gagauses, el 7,8% moldavos,  el 4,8% búlgaros, el 2,4% rusos y el 2,3% ucranianos. El moldavo (rumano), el ruso y el gagauso son los idiomas oficiales de la región, aunque hay algunas poblaciones donde también lo es el búlgaro. En realidad la lengua más hablada es el ruso, que funciona como lengua franca (los gagauses no suelen conocer el moldavo).  El jefe político de la región es el Bashkan o presidente de Gagausia que forma parte, a la vez del gobierno moldavo, y es elegido en elecciones democráticas cada 4 años. Además existe un parlamento local (Halk Toploshu) de 35 diputados, elegidos cada 4 años también. Las elecciones no suelen coincidir con la de Moldavia. A diferencia del conflicto Moldavia-Transdniester, el conflicto Moldavia-Gagausia se solucionó de manera más o menos pacífica. El momento de mayor tensión se vivió entre 1990 y 1992, cuando se proclamó la independencia (como respuesta a la política nacionalista pro-rumana del gobierno moldavo y a la instauración del moldavo-rumano como idioma oficial), los nacionalistas moldavos reaccionaron con la “Marcha sobre Gagausia”.  Sin embargo los gagausos no tenían grandes ansias independentistas sin que más bien, sólo temían la política nacionalista de Moldavia. Un gran paso en la solución del conflicto fue el referéndum de 1994 en el que la mayoría de los moldavos rechazó la unión con Rumanía (supuso un inmenso chasco para los nacionalistas pro-rumanos). En las elecciones del mismo año los éstos fracasaron y el nuevo parlamento aprovó el estatuto de autonomía para Gagusia y Transdniester.  Las autoridades moldavas aceptaron el derecho a la independencia de Gagausia en el caso de que Moldavia se integre en un futuro en Rumanía. Para establecer las fronteras de Gagausia se realizó un referendum en las regiones donde al menos 1/3 de la población lo pedía, excepto en las regiones con mayoría de población gagausa donde no hubo referendum. En mayo de 1995 se celebró el referéndum en el que un 9/10 de la población participante voto en favor de pertenecer a la región autónoma. Así se creó una región de 30 poblaciones, entre ellas 3 ciudades. 9 poblaciones de la zona quedaron fuera (porque así lo decidieron en el referéndum), eran pueblos de población búlgara.

Escudo de Gagausia (fuente: wikipedia)

Escudo de Gagausia (fuente: wikipedia)

Como detalle curioso, se dice que el mejor vino de Moldavia (los vinos moldavos son conocidos por su calidad en todo la ex-URSS), proviene de esta región.

Se considera que los gagausos son la minoría étnica de Europa Central y oriental con más derechos (tienen gobierno y tribunales autónomos),  además del derecho a la independencia reconocido legalmente.

Hay también minorías de gagausos en otros países, como Ucrania (35 mil),  Bulgaria, Rusia, Kazajstán, Rumanía, Grecia y Turquía. Consideran su país “madre” a Turquía, país que además les proporciona bastante ayuda.

Sobre el origen de los gagauses y su lengua

Su origen no está nada claro, hay varias teorías, podría ser que fueran un pueblo de origen turco que habría emigrado a esta zona huyendo de los mongoles en el siglo XIII, o ser antiguos oguzos turcos (antigua tribu turca). Algunos han apuntado la posibilidad de que sean descendientes de antiguos búlgaros (los búlgaros antiguos no eran un pueblo eslavo sino de origen turco), o incluso que fueran en realidad búlgaros eslavos que habrían perdido su lengua pero no su religión.

De lo que no hay ninguna duda es de que su lengua es una lengua altaica emparentada cercanamente con el turco (de Turquía), el azerí y el turkmeno y también cercana al tártaro de Crimea. Tiene mucha influencia del ruso, el ucraniano, el búlgaro y el rumano-moldavo.

La lengua escrita se normalizó solo en 1956, primero en alfabeto cirílico, pero en 1996 se adaptó al alfabeto latino, siguiendo la influencia turca.

Más información:

Una canción tradicional gagausa

Otra canción, Yasa, Halkim, de Andrei Ivánov

Una revista on-line en lengua gagausa: Ana Sözü

(continaurá)

Fuentes: artículos de varias wikipedias. Revista Kisebségkutatás

Moldavia, una pequeña introducción

La República Moldava, también llamada Moldavia o Moldova es un pequeño país de Europa Oriental situado entre Ucrania y Rumanía.

Moldavia en Europa (fuente: Wikipedia)

Moldavia en Europa (fuente: Wikipedia)

El país surgió en 1991, con la desaparición de la URSS, y desde el principio tuvo serios problemas de identidad ya que para los rumanos es una parte de Rumanía, y por lo tanto rechazan su existencia como país y a los moldavos como pueblo independente. Por otro lado en su interior hay diferentes etnias y la convivencia entre los moldavos-rumanos y éstas no está exenta de conflictos. De hecho, la región del Transdniestrer o Pridnestrovie,  de mayoría de población eslava (rusa y ucraniana) no reconoció en su día la desaparición de la URSS, y temiendo que el país fuera absorvido por Rumanía, declaró la independencia, con ayuda rusa, aunque no ha sido reconocida internacionalmente. Veamos una pequeña introducción a Moldavia. La primera parte del artículo es más bien sobre su historia y datos básicos, luego habrá una segunda parte sobre las regiones autónomas y una última sobre los acontecimientos de los últimos días.

1. DATOS BÁSICOS:

Bandera de Moldavia (fuente: wikipedia)

Bandera de Moldavia (fuente: wikipedia)

Superficie: 33.843 km2. Población: 4,4 millones (3,4 millones sin contar Transdnistria). Capital: Chisinau (en moldavo-rumano) o Kishiniov (en ruso), de 660 mil habitantes.

Descontando Transdnistria, el 78,2% de la población es moldava (rumana- pero sólo el 2% de la población se considera “rumana”), el 8,4% ucraniana, el 5,8 % rusos, el 4,4% gagausos (pueblo turco pero de religión cristiana ortodoxa) y un 2% de búlgaros.  Por lo demás, el ruso es conocido y hablado por casi toda la población.

Hay una región autónoma, Gagausia y otra región, Transdniester que de facto es independiente.

Mapa de Moldavia con Gagausia y la región separatista del Transdniester (Fuente: wikipedia)

Mapa de Moldavia con Gagausia y la región separatista del Transdniester (Fuente: wikipedia)

Distribución étnica de la población (Fuente: wikipedia)

Distribución étnica de la población (Fuente: wikipedia)

2. BREVE INTRODUCCIÓN HISTÓRICA

i) Hasta la Primera Guerra Mundial

El territorio moldavo actual, con la excepción de la región al este del río Dniester (de facto independiente en la actualidad de Moldavia)  ha recibido históricamente el nombre de Besarabia.  Formó parte del Principado de Moldavia, aunque éste era mucho mayor que la Moldavia actual ya que ocupaba parte de la Rumanía histórica. De igual manera a como la Rus de Kíev refleja el pasado de Rusia y Ucrania, este Principado Moldavo puede ser considerado el antecedente tanto de Rumanía como de Moldavia (aunque no es ninguno de los dos realmente). El centro de este principado siempre estuvo en lo que es hoy la moldavia rumana.

Entre el siglo XV y XVIII el principado de Moldavia fue estado vasallo del Imperio Otomano, aunque los turcos ocuparon varias regiones directamente.  Después, entre 1711 y 1812 Besarabia fue ocupada en diversas ocasiones por el Imperio Ruso en el transcurso de las guerras ruso-turcas,  pero sólo en 1812, por el Tratado de Bucarest, entró a formar parte oficial de Rusia, con el nombre de “Gubernia  de Besarabia”.  El resto del antiguo Principado de Moldavia se unió en 1859 a Valaquia (el nucleo de la actual Rumanía).

Hasta 1918 Besarabia fue parte del Imperio ruso.

La capital, Kishiniov era una de las ciudades de Europa con mayor porcentaje de población judía, así que se hicieron tristemente famosos los progromos antisemitas.

Durante la revolución de 1905, en la zona de Comrat los gagausos  crearon una república independiente de vida breve.

ii) La Moldavia bolchevique y la unión a Rumanía

Tras la revolución bolchevique, el 21 de noviembre de 1917 se formó un parlamento local, el Sfatul Ţării, que proclamó una república democrática, dentro de Rusia e incluye también a diputados en representación de moldavos del Transdniester. Fue la llamada República Democrática Moldava. Ante la extensión de la influencia bolchevique en la zona, los líderes del parlamento empezaron a negociar con el ejército rumano para mantener el poder.  El 14 de enero de 1918 el Rumcherod (el Soviet del Frente  rumano, del Mar Negro y de Odessa) tomó el poder en la capital y proclamó el poder soviético. El Rumcherod lo formaban sobre todo delegados bolcheviques y en menor medida eseristas de izquierda y anarquistas y miembros de otros partidos. Su líder era el bolchevique Vladímir Yudovski. El general ruso Dmitri Shcherbachev solicitó ayuda al ejército rumano, que cruzó la frontera y ocupó parte del país. A la vez, en muchos lugares se crearon soviet de campesinos que se unieron al Rumcherod. La mayor parte de Besarabia y la Gubernia de Jersón quedarán integradas así en la República Soviética de Odessa, dirigida por Yudovski. Sin embargo no pudieron oponerse  durante mucho tiempo al ejército rumano ni a las tropas austro-alemanas, y en febrero de 1918 éstas destruyeron la República Soviética. Antes, el 24 de enero de 1918 el parlamento burgués moldavo proclamó la independencia en las zonas ocupadas por el ejército rumano y finalmente, presionado por los rumanos, el 9 de abril de 1918 votó su unión a Rumanía, de acuerdo a ciertas condiciones. Sin embargo, esas condiciones no se tuvieron en cuenta en el momento decisivo, y cuando el parlamento votó su incorporación final, en noviembre de 1918, sólo una minoría de parlamentarios participaron en la votación (44 de 125).

República Soviética de Odessa (febrero-marzo 1918)- Fuente: wikipedia

República Soviética de Odessa (febrero-marzo 1918)- Fuente: wikipedia

El Tratado de París de 1920 reconoció las nuevas fronteras de Rumanía, pero la URSS no lo firmó nunca.

Por lo demás, la represión contra los bolcheviques fue brutal, en la ciudad de Bendery las tropas rumanas fusilaron a cientos de personas en la llamada “Valla Negra” y torturaron a varios miles.

La unión no fue un proceso exento de problemas, muchos no estaban de acuerdo con ella, entre otros los miembros de las minorías étnicas (gagausos, búlgaros y otros) y obreros influídos por ideas soviéticas. Así que hubo numerosas huelgas y manifestaciones (por ejemplo las huelgas de ferroviaros en Kishiniov). En muchos casos se produjeron violentos enfrentamientos entre las tropas rumanas y los manifestantes. En el campo hubo levantamientos campesinos y en la región oriental del Dniester surgió un movimiento partisano bastante fuerte. Hubo varios levantamientos, como por ejemplo el de Jotin en enero-febrero de 1919, a consecuencia del cual varios cientos de personas fueron ejecutadas por el ejército rumano sin ni siquiera juicio previo (se calcula que murieron además unos 10-15 mil personas y varias decenas de miles huyeron a territorio soviético, quizás alrededor de 50 mil, aunque hay bastante discusión en torno a las cifras),  también destacó el levantamiento bolchevique de Bendery (27 de mayo de 1919) o el de Tatarbunary (1924).

Además, durante la guerra civil rusa,  en mayo de 1919, se creó una  República soviética de Besarabia, con capital en Odessa.  Presionada por las tropas francesas y polacas se trasladó la capital a Tiraspol en agosto y se proclamó una especie de gobierno en el exilio, ya que ni Odessa ni Tiraspol formaron parte nunca de la Besarabia histórica.  En septiembre de 1919 desapareció también y gran parte de sus territorios estuvieron ocupados por los polacos hasta 1920.

iii) La Moldavia soviética de entreguerras

Después del triunfro de los bolcheviques en la guerra civil rusa, éstos intentaron que se realizara un plebiscito en la región para que la población pudiera decidir a qué país pertenecer, pero Rumanía se negó en redondo. Así que los soviéticos decidieron considerar Moldavia como un territorio ocupado por un país extranjero y en 1924 crearon, dentro del marco de la URSS, en concreto en la República Socialista Soviética de Ucrania, la Región Autónoma Socialista Soviética de Moldavia. Su capital fue Balta hasta 1929, año en que fue trasladada a Tiraspol.

Bandera de la Región Autónoma de Moldavia (Fuente:wikipedia)

Bandera de la Región Autónoma de Moldavia (Fuente:wikipedia)

Entre 1925 y 1928 su presidente fue Lazar Kaganovich y entre 1932 y 40, ni más ni menos que Nikita Jruschov.

En 1929 tenía  572 mil habitantes de ellos el 30,1% moldavos, el 48,5% ucranianos, un 8,5% rusos, 8,5% judíos y un 4,4% de  otras nacionalidades.

Moldavia durante el periodo de entreguerras, en la URSS y en Rumanía. (Fuente: wikipedia)

Moldavia durante el periodo de entreguerras, en la URSS y en Rumanía. (Fuente: wikipedia)

Antes de la segunda guerra mundial la URSS recuperó los territorios en disputa con Rumanía: Besarabia y el norte de Bukovina.  La URSS lanzó un ultimatum al gobierno rumano para que abandonara esas zonas y el 28 de junio de 1940 las tropas soviéticas  recuperaron un territorio de unos 50 mil km2 y 3,75 millones de habitantes (solo la mitad moldavos o rumanos). Se formó entonces la República Socialista Soviética de Moldavia, como unión de Besarabia y la Región Autónoma de Moldavia, aunque algunos de los territorios pasaron a formar parte también de Ucrania.

Entre las medidas que se tomaron una de las primeras fue la expulsión de la minoría alemana y la deportación de varios miles de personas a Siberia en el marco de la deskulakización y la lucha contra el nacionalismo rumano.

Durante la Segunda Guerra Mundial la URSS perdió el territorio al ser invadida por la Alemania nazi y por Rumanía. Pero en 1944 lo recuperó.

iv. La República Socialista Soviética de Moldavia

Bandera de la RSS de Moldavia (Fuente: wikipedia)

Bandera de la RSS de Moldavia (Fuente: wikipedia)

Escudo de la RSS de Moldavia (Fuente: wikipedia)

Escudo de la RSS de Moldavia (Fuente: wikipedia)

La nueva Moldavia tenía una superficie de 33,7 mil km2 y una población de  4,337 millones de habitantes en 1989.En 1940 la población era de 2,7 millones de habitantes, de ellos el 70% moldavos.

En 1989 la distribución de la población era: 2,8 millones de moldavos (64,6%), 0,6 millones de ucranianos, 0,6 rusos (13,8% en ambos casos), 153 mil gagausos (3,5%), 88 mil  búlgaros y 66 mil judíos.

Los primeros años tras la guerra fueron bastante duros, hubo hambrunas a consecuencia de los efectos de la guerra, y se calcula que murieron alrededor de 100 mil personas.

El país quedó fundamente agrícola, son famosos aun hoy en día sus vinos, por ejemplo, sin embargo la zona al este del Dniester recibió grandes inversiones industriales, y parte importante de la industria de Moldavia se concentra en esa zona independiente (se dice que el 40% de la producción industrial del país se producía allí, además del 90% de la toda la producción eléctrica).

En cualquier caso, entre los años cincuenta y ochenta se vivio una relativa prosperidad y tranquilidad en la zona, que ha dado pie a una cierta nostalgia por esa época y que probablemente tiene también algo que ver con la popularidad del partido comunista.

Como curiosidad, Leonid Brezhniev fue entre 1950-52 secretario general del Partido Comunista Moldavo.

v. La caída de la URSS y la independencia

Ya en los años 60 o 70 hubo movimientos nacionalistas antisoviéticos, pero sólo en los últimos años de existencia de la URSS empezaró a desarrollarse un movimiento nacionalista moldavo fuerte. Sin embargo, a la par, creció también una reacción a él entre los no moldava de la república (gagauses, rusos y ucranianos).

El 25 de febrero de 1990 se celebraron las primeras elecciones, con el triunfó del Frente Popular Moldavo, nacionalista. Mircea Snegur  se convirtió en presidente de la república. El 23 de junio del 90 el estado moldavo proclamó su soberanía y el 27 de agosto de 1991 la independencia.  El referendum celebrado en la URSS el 17 de marzo del 91 sobre el mantenimiento de la unión fue boicoteado por el gobierno moldavo así que solo se pudo realizar en los centros militares, Gagausia, Transdniester y Bendery, allí el 98% de los votantes se mostró a favor de la Unión (solo pudieron votar 700 mil personas).

El primer presidente de la Moldavia independiente fue también Snegur, que ganó las primeras elecciones y era favorable a una política nacionalista pro-rumana,  lo que aumentó la desconfianza de las otras nacionalidades. Una de las primeras medidas polémicas fue el cambio en 1991 del nombre de la lengua oficial de moldava a lengua rumana.

Ante el temor a la política nacionalista y a la aplicación del moldavo rumano como lengua oficial, en la zona de Gagausia y en Transdniester se proclamó la independencia. Y en 1992 un ejército de voluntarios moldavos armados se dirigió a las zonas que habían proclamado su independencia, produciéndose violentos enfrentamientos. El Transdniester y los gagausos se apoyaron mutuamente.

Sin embargo, la situación de tensión se relajó en 1994, cuando los nacionalistas pro-rumanos sufrieron varias derrotas electorales.  Las elecciones del 24 de febrero las ganó el Partido Agrario, y en el referendum sobre la unidad con Rumanía triunfó el sí a la independencia y el no a la unión. En la nueva constitución, aprovada el 27 de agosto del 2004 se dio autonomía completa a las regiones secesionistas, con lo que Gagausia decidió reintegrarse en Moldavia (no así Transdniester) – el asunto se verá más en profundidad en el próximo artículo- , volvió a cambiarse el nombre del idioma oficial, que a partir de ahora será el moldavo. Se sustituyó también el himno nacional, hasta entonces el rumano.

En abril de ese mismo año Moldavia se adhirió a la Comunidad de Estados Independientes (CEI).

En abril del 1995 hubo un nuevo intento de los pro-rumanos de que la constitución definiera la lengua “rumana” como idioma oficial. El presidente Snegur fue uno de los artífices del intento, pero la mayoría del parlamento rechazó la propuesta.

En las elecciones del 2001 ganó por mayoría absoluta (71 escaños de 101) el Partido de los Comunistas Moldavos y se eligió un nuevo presidente, el también comunista Vladímir Voronin. En el 2005 se celebraron nuevas elecciones con triunfo comunista, aunque esta vez solo con 56 escaños (mayoría absoluta sobre los 101, pero según la legislación moldava son necesarios 61 escaños para elegir al presidente), por lo que se tuvo que pactar con la oposición, aunque también  Voronin fue elegido presidente;  se formó así un bloque pro-europeo que busca principalmente la integración rápida con la UE.

Los años de gobierno comunista se pueden calificar de éxito ya que ha mejorado la situación económica del país y se ha reducido el nivel de pobreza.

Sin embargo las relacciones con la República secesionista del Transdniester han seguido siendo conflictivas. Solo en los dos últimos años parece que han mejorado algo, sobre todo por las buenas relacciones dentre Moldavia y Rusia, país que hace de mediador.

(continuará)

Fuentes: varios artículos de diversas wikipedias (rusa, húngara, española e inglesa), artículos de prensa: Pravda, Nové Slovo, Népszabadság, Index, Regnum.ru, Kissebség kutatás

Manifestaciones en Polonia y Rumanía

A consecuencia de la crisis y de la inestabilidad política en Europa Central han caído ya tres gobiernos (el checo, el húngaro y el letón, cierto que el checo no tanto por la crisis económica sino sobre todo por escándalos de corrupción). Pero la tensión se precive en todos los países de la región (y fuera de ella). El número de huelgas de protesta ha crecido en todos ellos.

Como ejemplo:

– Polonia:  el jueves de esta semana, mineros, trabajadores del metal y conductores de ambulancias han protestado en Varsovia por la crisis y han exigido al gobierno que tome medidas efectivas para atajarla. Los manifestantes se detuvieron ante el Ministerio de Salud Pública y el de Economía y quemaron varios neumáticos en señal de protesta, acompañando sus actos con acusaciones de “ladrones” a los políticos. Aunque no parece Polonia uno de los países más afectados por la crisis, el paro ha crecido y se teme un aumento aún mayor (en la actualidad ronda el 11%).

– Rumanía: manifestaciones de jubiliados en Bucarest y otras ciudades para pedir un aumento de las pensiones. La cuestión es que el gobierno había prometido que las pensiones alcanzarían el 45% del sueldo mínimo, pero por la crisis y la falta de dinero, será imposible que cumpla la promesa. Además, en la Estación del Norte en Bucarest se ha producido una manifestación espontánea de trabajadores que protestaban contra los 12 mil despidos que ha planeado el ministerio de transporte en el sector.

El presidente polaco Kaczinsky con su homólogo rumano Basescu (foto de Hírszerző)

El presidente polaco Kaczinsky con su homólogo rumano Basescu (foto de Hírszerző)

Fuente: Hírszerző

Published in: on marzo 29, 2009 at 12:06  Dejar un comentario  
Tags: , , ,

El conflicto de la Isla de la Serpiente

En los últimos días, las relaciones entre Ucrania y Rumanía se han deteriorado hasta límites insospechados. La culpa la tiene una pequeña isla del Mar Negro, junto al delta del Danubio, llamada Isla de la Serpiente (en ucraniano Острів Зміїний– en rumano Insula şerpilor).  La isla perteneció a Turquía, Rusia y finalmente a Rumanía, hasta el final de la Segunda Guerra Mundial, cuando pasó a la URSS, que construyó una base militar. Tras la desaparición de la URSS pasó a Ucrania. En la isla no hay practicamente nada, y cuenta con entre 70 y 150 habitantes, militares y científicos la mayoría. Sin embargo en el 2001 se descubrieron importantes reservas de petróleo y gas en el subsuelo marino, lo que ha llevado a la radicalización de las posturas de ambos países. En realidad el problema no es por la isla en sí, sino por el territorio de alrededor. Para los rumanos, no es una isla, sino una roca, que además está deshabitada así que, según la legislación internacional Ucrania no tiene derecho al territorio marino de alrededor. Según los ucranianos es una isla, por añadidura habitada, así que tanto la isla como las aguas de la zona pertenecen a Ucrania.  Por eso mismo en los últimos años se ha construído un asentamiento con infraestructuras  civiles, como bancos, museos, baños termales, etc. Al poco tiempo, en el 2006 el asentamiento fue elevado a la categoría jurídica de pueblo. Finalmente Rumanía recurrió en el 2004, y de manera unilateral, al Tribunal Internacional de La Haya para que fuera éste quien tomara una decisión.

Situación de la Isla de la Serpiente. Gráfico: Wikipedia.

En febrero del 2009, el Tribunal Internacional de La Haya falló a favor de Rumanía, y llegó a la conclusión de que no se trata de una isla, sino de una roca, y por lo tanto a Rumanía le correspondería una parte importante del territorio de alrededor, con sus riquezas minerales.

En cualquier caso, la decisión tampoco ha resultado ser tan positiva para Rumanía como pudiera parecer, ya que resulta que el primer gobierno rumano, tras la caída del comunismo, entregó derecho de explotación de la zona pertenece a una empresa canadiense por veinte años.

Isla de la Serpiente. Foto: Wikipedia

Éste no es el único conflicto territorial entre ambos países, ya que Ucrania está preocupada por el crecimiento de la población que se declara rumana en sus provicia de Chernovtsi, junto a la frontera con Rumanía.

Esta semana, un nuevo escándalo se ha ido a sumar a la tensión entre ambos países: Rumanía ha expulsado de su territorio a un diplomático ucraniano acusado de espionaje y además se le ha declarado “persona non grata”. El conflicto se ha cobrado la cabeza del ministro de asuntos exteriores ucraniano Volodimir Ohrizko, persona muy cercana al presidente ucraniano Yuschenko y uno de los principales políticos anti-rusos en el país. Por eso muchos expertos creen que la primer ministro, Yulia Timoschenko ha forzado su dimisión como gesto hacia Rusia.

FuentesIndex (portal húngaro de noticas), Karpatinfo (portal de noticias de la minoría húngara de Ucrania), National Geographic Hungría, Postinfo (portal de noticias húngaro sobre el espacio ex-soviético), Transindex (portal de noticias de la minoría húngara de Rumanía), Új Magyar Szó (prensa de la minoría húngara de Rumanía).